LAS 5 REGLAS DE UNA CONVIVENCIA LABORAL PRODUCTIVA

Para muchas personas es muy difícil separar lo laboral de lo personal, llevamos y traemos emociones y estados de ánimo, de un lugar al otro, transmitiendo a nuestros entornos lo que sentimos, nuestras preocupaciones, nuestros temores, nuestros fantasmas, podemos ser directivos, gerentes, supervisores, personal de campo, pero si no aprendemos a gestionar las emociones perderemos oportunidades, posibles amistades, momentos felices, y dinero.

Solemos pensar que tenemos razón en todo momento, justificamos, no aceptamos y por lo tanto nos negamos al cambio, la vida es como las manos del  “alfarero”, el “barro”, las experiencias vividas, y nosotros, el resultado de la obra realizada,  pero nuestros estados de ánimo, y la gestión de las emociones propias o ajenas, son las que le dan “forma”, a la obra en cuestión, estas pueden ser hermosas vasijas o recipientes que pueden servir para distintos usos, o puede ser simples pedazos de barro, uniformes y sin arte, siempre depende de nosotros, de lo que ponemos en nuestra mente.

Tras analizar diferentes situaciones encontré algunas “pautas o reglas”, que nos pueden ayudar a la mejor versión de nosotros mismos.

1 AUTOCONCIENCIA Saber identificar lo que sentimos en momentos especiales, es vital para mantener el rumbo elegido, pero también es muy importante para aprender a sentir, identificar lo que sentimos se puede convertir en un hábito,   y este hábito puede ayudarnos a permanecer de pie.

2 LA HUMILDAD Es vital para cambiar, para dar nuevas formas a la “vasija de barro”, necesitamos reconvertirnos y reaprender, esta es una habilidad de las más difíciles de gestionar, nuestros “mapas mentales”, “paradigmas”, “primeros entornos” y “creencias limitantes”, nos privan de un crecimiento sostenido, en muchas etapas de nuestra vida.

El aprender a reconocer, y pedir disculpas en situaciones complicadas pueden ser la llave del cambio, para esto hay que tener mucha fuerza de carácter, ser humilde, no es debilidad de carácter, es grandeza de espíritu.

3 EL PODER DEL PENSAMIENTO El 90 % de las conversaciones que tenemos a diario, o más, son con nosotros mismos, le decimos “pensamientos”, nos acompañan en todo momento, y es allí, donde le damos poder o no, a las cosas que nos suceden,  la habilidad de cambiar lo que pensamos, es el “arte de los reyes”, necesitamos manejar y gestionar lo que pensamos, y no ellos a nosotros, recuerdo una historia que habla de un hombre que se dedicaba a trabajar la tierra, solo con sus manos, sin ayuda de personas o herramientas indicadas, luego de días de trabajar de sol a sol, comenzó a ver su obra terminada, una madrugada de verano, lo sorprendió una tormenta, y sus plantíos comenzaron a inundarse, rápidamente tomo un “pico” y una “pala”, y comenzó a fabricar una zanja, enorme, mientras llovía, el seguía haciendo la zanja, hasta que el agua comenzó a salir de los plantíos, y se dirigió a la zanja que había fabricado, nuestra mente, es como el plantío del hombre del que les hablo, pero la zanja, es el lugar por donde necesitamos llevar lo que pensamos, de esta manera cambiaremos los estados de ánimo, y nuestras emociones, para ello necesitamos fabricar la zanja, con conceptos claros, positivos, llenos de motivación, percibiendo las cosas no como son, sino de cómo pueden llegar a ser , para el “cerebro”, todo es real.

4 EL COMO ME VEN Cuando analizamos por más tiempo el “cómo nos ven”, de manera honesta, descubrimos que aspectos en nuestro trato con los demás necesitamos cambiar, nuestras fortalezas ante nuestros entornos y las áreas débiles, necesitamos generar una plan de trabajo para el cambio, evidentemente, siempre existirán personas a las que les vamos a caer bien y otras no tanto, pero quizás es interesante lograr un mejor relacionamiento, más adecuado con nuestros compañeros de trabajo, estudio, etc.

5 LA COMUNICACIÓN En ésta área, se pone de manifiesto, el aspecto “cultural”, muchas veces no decimos lo que sentimos, lo que nos sucede, si estamos en desacuerdo, o no, ante un hecho determinado, en parte esto sucede, porque cuando alguien son dice algo puntual, pensamos que nos quieren cambiar o criticar, o somos rehenes de las influencias familiares, o de amistades cercanas.

En realidad necesitamos aprender a decir lo que sentimos, si estamos, enojados, confusos, ofendidos o tristes, esto es muy importante para derribar supuestos muros entre personas que comparten un área laboral o estudiantil.

Seguramente existen muchas otras alternativas para tener en cuenta, en lo personal creo que éstas junto a la “Capacitación Personal”, son la Columna Vertebral, del buen ambiente laboral, estudiantil, o familiar.

COACH Y CONFERENCISTA INTERNACIONAL LUIS HERMO MAZZOCHI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *