El consejo de la araña

Categorías

Lyda De La Espriella - RLC

Hace unos días leí un artículo en la (Revista Diners, 2005)… sobre el trabajo constante, dedicado y persistente de nuestras diminutas hermanas arácnidas (como las llamaría San Francisco de Asís), analizo todo lo que en la vida perdemos por la falta de control al tener que enfrentar un fracaso, una pérdida, un miedo, una situación que nos saca de nuestra zona de confort.

A veces, nos olvidamos de esos pequeños hilos que hacen la diferencia en el tejido de nuestra creación, desviamos la atención cambiando el camino que llevábamos y el objetivo que teníamos se desvanece en nuestra angustia de encontrar resultados rápidos.

Esa cultura facilista, acelerada, mentirosa de éxitos inmediatos sin trabajo, sin planificación, sin inversión, sin firmeza, hace que las frustraciones humanas sean cada vez mayores. Al primer intento fracasado, la mayoría de los que hoy nos proclamamos emprendedores, desistimos del entusiasmo que nos llevó a tomar el camino de la libertad y el emprendimiento. Y obviamente no faltan aquellos que presos de su profunda incredulidad, nos dirán. “búscate un trabajo”. ¿Acaso, emprender no es trabajar? Los resultados del emprendimiento no son inmediatos, cuando se tiene la fortuna, por llamarlo de alguna manera que no suene a un resultado producto de una buena lanzada de cartas del tarot, cuando esa “fortuna” es rápida, lo interesante es mantenerla y equilibrarla y es ahí donde la lectura de nuestras hermanas arácnidas nos enseñan tanto. ¿Qué sería de un grupo de arañas si en la construcción de su tejido, por alguna razón se destruyera y abdicaran en el primer intento? simplemente la especie no hubiera sobrevivido, puesto que la manera de llegar a su objetivo, y el objetivo mismo hubieran quedado sin sentido.

De la misma forma nos sucede a los seres humanos en todos los aspectos de nuestra vida tanto profesional, como laboral o empresarial y especialmente en nuestro interior,  dejamos de tejer nuestro destino, dejamos de creer en nuestras capacidades, se nos olvida nuestro potencial y renunciamos, cuando nos damos cuenta, otros que trabajaron como las arañas, las hormigas, las leonas, las abejas y tantas otras especies que insisten en sus estrategias organizadas para sobrevivir, no sólo han llegado al objetivo, sino que seguramente nos tomaron ventaja en este mundo tan competitivo.

Esperar que los resultados se den de forma rápida, cómoda y gratis, únicamente es un sofisma de distracción que nos desvía de la construcción de nuestro tejido que nos puede llevar al éxito.

Y, ¿Quién dijo que el camino es fácil?, claro muchas veces las cosas no saldrán como lo esperábamos, pero si no continuamos construyendo, jamás vamos a ver terminada la obra.

Lyda De La Espriella Arellano. Mgr.

 

Revista Diners. (2005). Consejos de liderazgo… ¿de la araña? Diners, Edición 418.

Eventos

diciembre 2019
D L M X J V S
« Feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*