Alma de networker: del hacer al ser.

Categorías

Estamos al borde de la cuarta revolución industrial, marcada por la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas, que anticipan que cambiarán el mundo tal como lo conocemos y que modificará fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. Dentro de ella emerge una profesión que tiene el potencial de elevar los niveles de ingreso y llegar a mejorar la vida de miles de personas, me refiero muy directamente al Networking.

Si nos ponemos a revisar historias y testimonios de vida de gente que hoy goza de “libertad financiera” o que contemplan sumas multimillonarias en sus cuentas bancarias, inmediatamente pensamos si también sería aplicable a nosotros o si es que nuestra próxima historia de estas sería la nuestra. Pensamiento nada sencillo si es que queremos pasarlo a la práctica: SOÑAR-DECIDIR-TOMAR ACCIÓN… ¿Que hay tras estos tres verbos que muchos hacen que hoy en día se sientan felices contando su historia en tarima?

De repente amanecemos con que queremos comernos el mundo y con una visón de abundancia, porque sabemos que la pasión y la ambición mueven a todo ser humano, pero más específicamente como decía Nietzsche “quien tiene un porqué vivir encuentra el cómo” que es lo mismo decir que si tienes algo bien en claro tendrás la fuerza y la motivación para alcanzar los objetivos de la misma emoción, vas a tener la energía para tolerar las frustraciones que la consecución de objetivos a largo plazo siempre implica.

Entonces es un tema netamente de educación emocional, se trata de saber escuchar al corazón, como le decía el zorro al Principito “No se ve bien si no es con el corazón, porque lo esencial en invisible a los ojos”. Lo esencial es imposible de percibir con los sentidos, se percibe con el corazón, con las emociones, por eso todo camino de un emprendedor está señalizado por dentro no por fuera, es lo que yo quiero para mi vida misma. Es tener bien en claro que cuando amanece un nuevo día tengo dos caminos: Evolucionar o repetir lo mismo.

Metido ya en esta faceta he podido clarificar mis acciones más que solamente dictarlas en la cátedra universitaria, porque tienes que convertirte en una persona que va a tener resultados y que para eso no solamente tiene que hacer bien su trabajo, sino hacer el bien con su trabajo. Hay que estar convencido de que lo que ofreces es netamente bienestar para el otro. Una red de contactos de calidad, es un escenario ideal, que nos puede proyectar, a nosotros o a cualquier idea o proyecto personal y profesional. En el caso de las empresas, emprendedores y start-ups, más aún.

Existen a nivel mundial infinidad de redes de mercadeo y piramidales como se les llame, el networking parece una tendencia, algo novedoso, pero la verdad es que hemos estado creando redes de contacto desde que existimos como seres humanos y sociales, suena como un término súper moderno, pero es tan viejo como el mismo mundo.

El networking es una actividad y como tal, es experimental, es decir, hay que actuarla, evoca a la acción. Un proceso de creación y desarrollo que también tiene algunas fases; y éstas van desde la ejecución, hasta la gestión de contactos en el corto, medio y largo plazo, para que realmente sea de provecho.

Para esto hay que tener claro que el fin último de todo Networker al igual que de toda persona es adquirir virtudes y una de ellas quizá la más importante es la tolerancia. La verdadera tolerancia nos pone un equilibrio muy difícil entre una diversidad de factores como: respeto a todos frente al convencimiento de las ideas propias; Saber escuchar y aprender versus la difusión de las certezas personales y la acogida que debemos tenerle a todos frente al empeño que debemos tener por ayudar a cada persona.

La tolerancia no implica aceptar al otro en su diferencia, sino la orientación hacia el otro para conocerlo y créeme que a través de eso terminas conociéndote mejor. Nos dice Ricardo Cuadrado Tapia que la tolerancia tiene cuatro puntos cardinales: la verdad, el amor, la fidelidad y el respeto. Creo que ahora podemos tener muy en claro lo que estamos ofreciendo.

El mundo del networking habla mucho de “libertad”, pero una libertad muy bien entendida, como nos lo dice Víctor Frankl, “el ser humano siempre poseerá la última de las libertades: la capacidad interior de elegir la actitud que quiera ante las cosas que le sucedan”. La libertad no es la simple capacidad de elegir sino la elección hecha con mucha conciencia, es una capacidad que determina a la persona a dirigirse a su fin. La libertad no consiste en hacer lo que se quiere, sino en hacer lo que se debe pero porque queremos.

Todo networker actúa con libertad y debe admitir que este espacio tiene límites, porque todas las personas quieren ejercerla. Respetar esos límites, ser libres y permitir que los demás también lo sean, es un principio fundamental en el ejercicio sano y responsable de hacer este negocio. Es muy importante hacer uso de nuestra libertad interior, decidamos cómo van a ser hoy nuestras relaciones con una persona determinada a la cual le voy a presentar el negocio o mi producto. No actúes como otras veces.

Tener un sueño es tener algo valioso, porque nos brinda energía y entusiasmo. A muchos no se les alentó a que soñaran. Otros tienen sueños, pero han perdido las esperanzas y los han colocado a un lado. Aquí empieza otra de nuestra función, vender nuestro sueño, porque se necesita mucho valor para mostrarle tus sueños a otra persona. Puesto que los sueños son frágiles corren su riesgo y más si son muy grandes. Todos pensamos alguna vez que no somos tan imaginativos, no pierdas las esperanzas. Todavía puedes descubrir tu sueño y desarrollarlo.

Es muy cierto también que cada vez es mayor la cifra de millonarios trabajando en este sector. Los planes de negocio nos benefician a todos, invirtiendo en salud y bienestar y reportándonos ingresos residuales de por vida. No se trata de vender, se trata de proponer un plan de negocios y tú decides si te interesa o si quieres acogerte o no.

Es importante saber que en este modelo de negocio hay cuatro cosas esenciales para triunfar: tener pasión, muchos pudieron ¿Por qué yo no?; Saber actuar, que implica un sistema educativo y formativo, conocer productos, consumir, compartir y departir; Un tercer punto es saber trabajar y ser constante, pues debemos hacerlo a diario un mínimo de 2 horas y finalmente seguir un sistema, un proceso, tener una lista, agendar, presentar, hacer seguimiento y formar a más gente que se viene sumando.

En sí se trata de “creer” más que “querer”. El equipo al que perteneces debe estar motivado y debe saber cuidar a cada integrante, esto hace que la gente siga en esto. Si la abandonas por el camino lo más probable es que abandone. Es también un cambio de mentalidad porque debes creer que el talento y la inteligencia se pueden aprender, porque con esfuerzo se mejoran esas habilidades y en especial si tienes retos que están por llegar.

Para cerrar este artículo quiero decirte que ser networker implica una gran demanda en preparación intelectual, porque es toda una profesión. En el momento que te lanzas a vivir tu sueño y tratas de avanzar hacia él, los problemas empiezan a salir a la superficie, enfrentar esta realidad es determinante, algunos guardan sus sueños y los aplazan, mientras que otros los abandonan por completo, pero de algo sí estoy seguro “El precio hay que pagarlo más de una vez”, los sueños no salen baratos ni llegan fácilmente, hay que construirlos.

Autor: Mgtr. Carlos Humberto Cerro Maza

Email: carloscerro1970@gmail.com

RLC Piura – Perú.

Síguenos: https://www.facebook.com/Redlatinoamericanadeconferencistas/

Eventos

diciembre 2019
D L M X J V S
« Feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*